RIESGOS DEL VENDAJE DE LOS PIES

“Un cara bonita, es un regalo del cielo, un par de pies bonitos es trabajo mío”. Dice un dicho chino.

Antes de empezar los padres realizaban una consulta astrológica con el fin de elegir el día más adecuado para el comienzo del rito de vendaje y se ofrecían pastelillos de arroz a los dioses solicitándoles que los pies de su hija fueran tan suaves como esos pastelillos.

A las niñas les metían los pies en remojo con hierbas y sangre animal para eliminar posibles infecciones en la piel y les cortaban las uñas; después, les rompían los cuatro dedos más pequeños del pie a los 4 ó 6 años y durante dos años eran sometidas a un doloroso proceso de vendaje drástico, manteniendo esos dedos rotos apuntando hacia el talón, y obligando al pie a una deformación en la que el puente del píe se elevaba desproporcionadamente.Esta deformación causan inestabilidad al andar, facilidad de luxaciones de tobillo, y eso si podían andar. Las que podían hacerlo caminaban a pequeños pasitos y se casaban en seguida, por falta de apoyo. Esta disminución de los píes traia cambios físicos, para mantener el equilibrio el cuerpo agrandaba los traseros de estas mujeres. La columna se desviaba por el mal reparto del peso buscando la compensación y esto son terribles dolores de espalda. Por otro lado  quedaban anuladas, en los píes, las comunicaciones nerviosas por la prolongada compresión a las que eran sometidos quedando unos píes que no sentían nada, “anestesiados”.

Leave a comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: